Ser cinéfilo es fácil si sabes cómo: las 10 reglas básicas para conseguirlo

Dispones de algo de tiempo libre y te gustaría hacer algo de provecho con él. Buscas una afición que llene tu vida. Pero que no requiera de demasiado esfuerzo. Que no te exija levantarte del sofá. Que puedas practicarla los domingos mientras haces la siesta. Y, a ser posible, que te atribuya – aunque seas tú mismo el que se lo autoatribuya – un halo de superioridad intelectual respecto al resto de mortales. Oh, amigo, tú lo que quieres es ser cinéfilo.

cinéfilo - portada 2

Pero eso, ¿cómo se consigue? ¿Por dónde empezar? ¿Dónde acudir? El cine es un mundo muy amplio, inabarcable, una jungla en la que puedes perderte fácilmente. No te preocupes, gracias a estas diez sencillas reglas podrás convertirte fácilmente en todo un cinéfilo. Toma nota y empieza a aplicarlas ya mismo para lograr cuanto antes tu objetivo.

cinéfilo - vose

1. Míralo todo en versión original

Nunca, bajo ningún concepto, vuelvas a ver una película doblada. El doblaje es el mal. Es peor que Hitler, las diez plagas de Egipto y tu vecino con el taladro una mañana de domingo juntos. A partir de ahora, tu mantra será “el doblaje hace que se pierda la interpretación del actor”. Al principio te costará un poco, pero pronto el VOSE se convertirá en tu nueva religión.

cinéfilo - clásicos

2. Elogia a los clásicos

Esta es fácil. Busca en Google “las 100 mejores películas de la historia”. Elige dos o más listas – por eso de contrastar – y toma nota de todas las que te quedan por ver. Si se te antoja un trabajo demasiado duro, puedes optar por leer las sinopsis en Wikipedia o las críticas en FilmAffinity – donde ya puedes ir creándote un perfil para votar y hacer tus propias críticas de pelis -. Utiliza frases comodín como “Bergman es un genio” o El Padrino es una obra maestra”. Tranquilo, nadie recuerda muy bien el argumento de la trilogía de Coppola. Y, si te preguntan, di que este año aún no la has revisitado.

cinéfilo - blockbuster

3. Trágate todos los blockbusters

¿Cómo se sabe si alguien es un cinéfilo? ¿Importa más la calidad o la cantidad de películas vistas? Por si acaso, trágate todos y cada uno de los blockbusters que pasen frente a tus ojos. Incluidos remakes, reboots, spin-offs, secuelas, precuelas, postcuelas y demás. Cuando la película en cuestión sea – oh, sorpresa – un bodrio infumable, di simplemente que, aunque tiene sus fallos, “se deja ver” o “cumple con lo que promete, que es entretener”. Quedarás como un señor.

cinéfilo - rincón cinéfilo

4. Crea un rincón cinéfilo en casa

¿Cómo van a saber tus amigos, tu familia o tus ligues que ahora eres un cinéfilo empedernido? Pónselo fácil a tus visitas y crea un espacio cinéfilo en tu salón o tu habitación. Llena las estanterías de DVDs, Blu-rays, o incluso VHS, por eso de la nostalgia. Imprescindibles también algunas figuritas de personajes de tus pelis favoritas. Cuanto más ostentosas e inquietantemente realistas, mejor.

cinéfilo - blog

5. Abre un blog

Si un árbol cae en el bosque, pero nadie está cerca para oírlo, ¿hace ruido? Con tu afición cinéfila ocurre lo mismo: de nada sirve pasarte las noches viendo películas si nadie más que tú lo sabe. Abre un blog y empieza a crear compulsivamente entradas criticando cada película que veas. No solo estrenos, también cintas clásicas que revisites – como ves, este verbo ahora forma parte de tu vocabulario habitual -.

Sigue un esquema sencillo, pero efectivo:

Análisis del argumento: explica un poco de qué va (puedes buscar la sinopsis en cualquier web de cine), el género y el tema de la película.

Interpretaciones: el esquema clásico de redacción es: un/a + adjetivo + nombre del actor. Opta por adjetivos de tres sílabas como mínimo, eso da bastante el pego: “un sobreactuado Nicolas Cage”, “una soberbia Sigourney Weaver”.

Fotografía: si salen muchos paisajes y mucho plano abierto, es buenísima.

Banda sonora: si está compuesta por John Williams, Hanns Zimmer o Ennio Morricone, es la hostia. Siempre.

Puntos fuertes y débiles y conclusiones: posiciónate para que tus lectores puedan saber si merece la pena o no ver la película. Sé honesto, tienes una gran responsabilidad: podrías arruinar a toda una industria con solo tu opinión.

cinéfilo - redes sociales

6. Comparte tu afición en redes sociales

Un poco en la línea de la regla anterior. Para ser un buen cinéfilo, la gente tiene que saber que lo eres. En este sentido, Twitter es una excelente opción para dar rienda suelta a tu afición. Da tu opinión sobre películas, tráilers, pósters, imágenes “filtradas” y cualquier noticia relacionada con el cine. No olvides celebrar el aniversario de películas míticas, así como el nacimiento, muerte, primer día de colegio, primera vacuna, el paso por la varicela y el sarampión, extracción de las muelas del juicio… de tus directores, actores, guionistas, directores de fotografía, foquistas, sonidistas y responsables de catering favoritos.

cinéfilo - hype

7. Vive en un hype constante

Una de las mejores cosas de ser cinéfilo es que no necesitas drogarte ni ver porno para estar constantemente excitado. Cualquier tráiler, póster promocional, foto de rodaje, noticia… despertará tu hype – otra palabra a incluir en tu vocabulario -. En otras palabras: estarás constantemente palote por cualquier novedad que tenga que ver con el estreno de una próxima película. Y, por supuesto, se lo dirás a todo el mundo.

INTERSTELLAR

8. Elige a tu director favorito y venéralo como a un Dios

Puedes elegir a uno o a más de uno – tampoco te pases -, pero hazlo con cuidado: tu director favorito lo será para toda la vida. Aunque pase de hacer obras maestras a bodrios infumables, aunque haya empezado a aburrirte, aunque el argumento de sus películas no tenga ni pies ni cabeza. Lo defenderás bajo cualquier circunstancia y ante cualquiera, aunque tengas que ganarte de por vida la enemistad de desconocidos en la red. Todo sea por demostrarle a ese director que estás ahí para lo que sea. Aunque él nunca vaya a saber ni que existes, claro.

cinéfilo - género minoritario

9. Elige un género minoritario y conviértete en un experto

En internet hay legiones de cinéfilos, ¿cómo diferenciarte del resto? Es fácil: elige un género minoritario o pasado de moda y haz de él tu estandarte. Puedes optar por las screwball comedies de los 40, los slashers ochenteros de bajo presupuesto o los peliculones de sobremesa de Antena 3. Mira una y otra vez las principales películas del género, memoriza títulos y directores, anécdotas de rodaje y habla de ello con orgullo. Aunque a nadie le importe.

cinéfilo - oscars

10. Haz quinielas de premios

La temporada de premios cinematográficos es una fiesta constante para los cinéfilos. Crea listas de favoritos – en todas las categorías, por supuesto – para los Oscar, los Globos de Oro, los Bafta, los Goya y los Feroz. Es más, organiza tus propios premios cinematográficos. Crea tú mismo las nominaciones. Defiende a tus favoritos en casa, en la calle y en internet. Y cabréate mucho cuando no ganen.

Hasta aquí las diez reglas para ser un buen cinéfilo. Parece duro, sí, pero recuerda: puedes hacerlo todo desde la comodidad de tu sofá. A ver dónde encuentras otra afición como esta.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s