5 tradiciones de Estados Unidos que deberíamos adoptar ya mismo

El pasado 4 de julio Estados Unidos celebraba el 239 aniversario de su independencia, que tuvo lugar en 1776 y que suponía la separación formal del país respecto del, por aquel entonces, Imperio Británico. Como es tradición, en España lo celebrábamos programando en la televisión Independence day y haciendo del hashtag #4deJulio – llegado del otro lado del atlántico – trending topic en Twitter, mostrando así nuestro apoyo y respeto a esta gran nación.

independencia usa

Ya sea por la globalización o porque a los españoles nos gustan demasiado las tradiciones que implican emborracharse, en los últimos años hemos visto como algunas costumbres propias de Estados Unidos y los países anglosajones han ido adoptándose en nuestro país. La festividad de Todos los santos ha ido olvidándose entre los jóvenes para celebrar Halloween, consistente en disfrazarse – o, al menos, intentarlo – con motivos terroríficos y salir a atemorizar al personal. Los niños van de casa en casa pidiendo caramelos, los jóvenes van de bar en bar pidiendo una ronda más.

Celebrada y criticada a partes iguales, lo cierto es que la costumbre se ha ido afianzando en España en los últimos años. Pero el país tiene otras costumbres dignas de ser incorporadas a nuestra cultura. He aquí cinco tradiciones de Estados Unidos que deberíamos adoptar ya mismo.

*Nota: es posible que nunca haya estado en Estados Unidos. Y que haya visto demasiadas películas.

1. Sabotear el ponche

ponche

Más tradicional que las hermandades universitarias con nombres de letras griegas y los vasos rojos en las fiestas, sabotear el ponche es, sin duda, una de las costumbres estadounidenses por excelencia que no debe faltar en ninguna celebración que se precie. Ya sea en el baile del instituto, en la fiesta de bienvenida a la universidad o en el guateque clandestino en la casa de Jimmy aprovechando que sus padres se han ido el fin de semana. Una tradición que debemos adoptar por lo inocente de su premisa – oh, no, alguien quiere emborrachar a estos chicos – y por sus hilarantes efectos secundarios.

2. Llevar tartas a tus vecinos recién llegados

tarta vecinos

Empezar una nueva vida en un vecindario desconocido puede ser algo duro al principio, pero si un vecino te da la bienvenida con una tarta recién hecha la cosa cambia. Con ese recibimiento no nos costaría demasiado sentirnos acogidos, podríamos dejarnos la puerta abierta de casa – como hacen en todas las casas de Estados Unidos – y por fin dejaríamos atrás el manido “siempre saludaba” cuando se descubra que el vecino en cuestión es un asesino psicópata. No digáis que “era un vecino muy normal, siempre preparaba tartas” no suena mucho mejor.

3. Declararte al amor de tu vida en el aeropuerto e impedir que suba al avión

aeropuerto

Hay formas y formas de declararle nuestro amor a alguien y, con esto de internet y las redes sociales, nos hemos vuelto cada vez más cutres: ¿qué es eso de decirle a alguien que te gusta por Whatsapp, con su correspondiente ristra de emoticonos de corazones de colores? ¿Esa es la historia que quieres contarles a tus hijos cuando te pregunten cómo empezó lo vuestro? Desde luego que no. Y es por ello que deberíamos adoptar esta bonita costumbre de las parejas estadounidenses en la que el chico, después de conocer al amor de su vida y cagarla – pero en realidad no, solo que la chica cree que sí y piensa que él es un capullo y él quiere que sepa que no y que siempre la quiso – decide llevar a cabo un gran acto dramático para reconquistarla. Lo ideal es esperar a que la chica decida marcharse de la ciudad, del país o incluso del planeta – esto aumenta el dramatismo del reencuentro – y, tras averiguar a qué hora sale su vuelo, poner rumbo al aeropuerto, esquivar todos los controles de seguridad y evitar que tome el avión que la separará de su vida para siempre. Imprescindible arrodillarse y proponerle matrimonio. Aunque solo lleven un par de meses.

4. Hacerte pasar por tu hermano gemelo

gemelos

¿A quién no le ha pasado? Eres una chica y quieres entrar en el equipo de béisbol del instituto, pero es solo para chicos. O eres un chico que quiere formar parte de un grupo musical, pero está reservado solo a chicas. Antes de resignarte, nada mejor que adoptar esta práctica costumbre propia de Estados Unidos y hacerte pasar por tu hermano gemelo secreto, ese que nadie conoce más que tú porque ha pasado su infancia en un internado. La tradición incluye también enamorarse de uno de los integrantes del equipo o el grupo del que se quiere formar parte, dando lugar a cada vez más incómodas situaciones.

5. Vivir una invasión alienígena

alien invasión

Ya basta de rostros de Bélmez de dudosa credibilidad, de programas de Cuarto Milenio con experiencias sobrenaturales cada vez más inverosímiles. Lo que necesitamos es una invasión alienígena de verdad, como las que habitualmente viven en Estados Unidos. ¿Qué tendrá el país que siempre es el centro de todas las miradas extraterrestres? Es hora de averiguarlo y vivir nuestra propia invasión extraterrestre con naves espaciales en forma de platillo y extraños seres con cabezas desproporcionadas y brazos extremadamente delgados. Démosle a nuestra vida un poco de frenesí y pongamos a nuestro país en el mapa como una nueva potencia extraterrestre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s